Archivo

Después de clase, el club de dados, tomo completo.

Vuelven las chicas del club de dados, pero esta vez en tomo completo, con los 10 primeros capítulos de este manga para jugones.

Ya habíamos publicado algunos capítulos sueltos, pero ahora podéis disfrutar de todo un tomo completo (a partir de ahora será así como lo publiquemos todo).

En este primer tomo podréis conocer cinco juegos muy divertidos: Marrakech, Poker de bichos, Ratones a la carrera, Raj y Los hombres lobo de Castronegro.

Y pronto Aya, Miki y Midori volverán con más juegos.

Venga, os toca jugar.

Poker de bichos

poker de bichos

Hace unos días publicabamos el capítulo del manga “Después de clase, el club de dados” en el que las protagonistas probaban el juego “Poker de bichos”, publicado en España por Devir.

Poker de bichos es un juego muy divertido al que pueden jugar entre 2 y 6 jugadores. No tiene mucho que ver con el conocido juego de naipes salvo que tenéis que marcaros faroles para ganar.

Las partidas suelen durar alrededor de 20 minutos (aunque, claro está, esto depende del tiempo que se tomen los jugadores para hacer sus jugadas), así que puede ser ideal para echar algunas partidas rápidas en cualquier momento libre que tengáis (por ejemplo, en un viaje de tren).

¿Como se juega?

El juego se compone de una baraja de 64 cartas representando a 8 bichos diferentes: cucarachas, arañas, chinches apestosas, escorpiones, moscas, murciélagos y ratas. Estas cartas se reparten entre todos los jugadores (existe la posibilidad que un jugador tenga más cartas que otro).

Entonces el jugador activo escoge una carta de su mano y la pasa a otro de los jugadores (el que quiera) boca abajo diciendo que bicho es (y puede decir la verdad o puede mentir). Este jugador tiene dos opciones:

  • Decir si el jugador que le ha pasado la carta miente o dice la verdad y comprobarlo. Si acierta, el jugador que le pasó la carta la coloca boca arriba delante suyo. Si falla es él quien coloca la carta destapada delante suyo.
  • Mirar la carta y pasarla a otro jugador que aun no haya visto la carta diciendo que bicho es (pudiendo decir el mismo que le han dicho a él o cambiarlo, pudiendo mentir o decir la verdad). Este nuevo jugador podrá escoger cualquiera de estas dos opciones de nuevo a menos que todos los demás jugadores hayan visto ya la carta, entonces tendrá que arriesgarse con la primera opción.

El jugador que se queda la carta delante suya es quien empieza la siguiente ronda.

Esta mecánica se repite hasta que un jugador tiene  cartas del mismo bicho delante suya o le toca empezar una ronda y no tiene cartas en su mano. En ambos casos, pierde la partida (y todos los demás ganan).

Si juegan solo 2 jugadores, antes de empezar a repartir cartas se retiran 10 del mazo (sin mirarlas) que no se utilizarán). Además, para perder la partida un jugador ha de acumular 5 cartas del mismo bicho delante suyo en lugar de 4. Por lo demás, la mecánica es la misma.

Como veis es un juego muy sencillo y rápido a la vez que divertido. desde aquí os animamos a probarlo a todos.

Después de clase… poker de bichos

093

Llega un nuevo capítulo del manga “Después de clase, el club de dados” y con él, un nuevo juego.

En esta ocasión, las protagonistas deciden probar “Poker de bichos”, un divertido juego de cartas editado en nuestro país por Devir en el que hay que saber echarse faroles para no ser el perdedor. Además se une un nuevo jugador, Shota Tanoue, al que ya conocimos en el capítulo anterior.

Tanoue se ve inmerso en un gran dilema, ya que odia perder a los juegos, pero teme que si es su amada Aya Takayashiki la que pierde, esta se enfade y se esfumen las oportunidades de salir con ella (que por otro lado no es que sean demasiado grandes). Así que debe evitar que ambos sean los perdedores.

Después de este capítulo vamos a dar un pequeño descanso al club de dados y empezaremos a avanzar en la traducción de otros cómics que tenemos en catálogo pero habíamos dejado un poco abandonados. Pero no temáis, pronto volverán las chicas con más juegos de mesa. Tened un poco de paciencia.